Tarta crumbled de manzana con pasas

Ingredientes

Para la masa de almendras:
250 grs. de harina
250 grs. de mantequilla pomada
250 grs. de azúcar
187 grs. de polvo de almendras

Para el relleno:
1 fondo de tarta forrado de masa quebrada muy fina y horneado, frío
6 manzanas peladas y en dados
30 grs. de pasas de Corinto bien jugosas (si están secas las remojamos unas horas en Calvados)
15 grs. de Calvados
70 grs. de mantequilla
20 grs. de azúcar
1 rama abierta de vainilla, rascados sus granos

Para el crumbled:
55 grs. de harina
55 grs. de azúcar
45 grs. de almendra en polvo
45 grs. de mantequilla blanda

Preparación

Desarrollo:

Masa de almendras:

Mezclar la manteca con el azúcar, el harina, el polvo de almendras y formar una masa, sin amasar demasiado para que no tome elasticidad.

Dejar reposar, envuelta en papel film, en la heladera 1 hora. Estirar la masa, forrar el molde de tarta y llevar nuevamente a la heladera por media hora. Hornear a 170’C, hasta que la masa este cocida, pero sin dorarse demasiado.

 

Relleno:

Caramelizar en un sartén a fuego suave el azúcar y cuando se transforme en un caramelo rubio, le añadimos la mantequilla, para que se funda con el azúcar caliente. Entonces, rápidamente, añadimos los dados de manzana con la rama de vainilla abierta y sus granos, manteniendo sin dejar de menear a fuego vivo unos 10 minutos. Pasados, añadimos el alcohol, dejamos que prenda y volcamos las pasas bien jugosas, dejando que se empapen del sabor de las manzanas salteadas. Retiramos del fuego y depositamos en un bol. Cuando enfríe, extraemos la rama de vainilla que reservaremos para otros usos y colocamos este relleno en el fondo de tarta horneado, esparciéndolo con el dorso de una cuchara. Mientras hacemos la masa de almendra…

 

Crumbled:

Mezclamos la harina con el azúcar, las almendras molidas y añadimos al final la mantequilla blanda, ojo, blanda y no derretida. Mezclamos con la yema de los dedos hasta dejarlo con apariencia de una fina arena de playa. Cubrimos con esta arena las manzanas y las pasas puestas en el fondo del molde y horneamos la tarta a 190ºC durante unos 30 minutos, hasta que quede la superficie de un bonito color dorado.

 

Acabado y presentación:

Una vez fría, la espolvoreamos con azúcar en polvo y la servimos, por ejemplo, acompañada de helado muy cremoso o nata a penas azucarada y montada.

 

Trucos:

No debemos dorar demasiado la masa sola, cuando entra al horno, dado que luego la meteremos de nuevo, ya lista con el crumbled y terminará de tomar color.