Plátano relleno de mango

Ingredientes

4 plátanos (no muy maduros)
50 g de almibar
Media vaina de vainilla
Hojas de menta fresca

Para la crema de mango:
1 mango bien maduro (270 g de pulpa de mango fresco)
2 hojas de gelatina
40 g de azúcar
Zumo de medio limón (6 g)
Ralladura de medio limón
100 g de nata líquida

Para la chantilly de chocolate:
50 g de chocolate negro del 70%
50 g de chocolate con leche
400 g de nata liquida
20 g de azúcar

Preparación

Cortar el plátano a la mitad longitudinalmente, retirar la carne de su interior con cuidado de no dañar la piel, la cual utilizaremos como recipiente.
Reservar las pieles y el plátano cortarlo a la mitad a lo largo y luego cortarlo nuevamente para obtener láminas de un 1 centímetro aproximadamente.
Raspar la media vaina de vainilla y mezclar con el almibar.
Rellenar las pieles de plátano con la crema de mango y dejar en nevera mínimo una hora.
Pasado el tiempo introducir las láminas de plátano aliñadas con la mezcla de almibar y vainilla.
Acompañar el plátano relleno con un chantilly de chocolate y unas hojitas de menta fresca.

Para la crema de mango:
Pelar el mango, quitarle el hueso, cortarlo en trozos pequeños y triturar con la ayuda de un túrmix, pasarlo por un colador fino para obtener los 270 g de pulpa bien lisa.
Mezclar la pulpa de mango con el azúcar, el zumo y ralladura de limón y calentar en un cazo a unos 60ºC.
Añadir las hojas de gelatina previamente hidratadas en agua fría y escurridas, mezclar para disolver la gelatina.
Dejar enfriar la mezcla unos 10 minutos y agregar los 100 g de nata semimontada, mezclar bien y colocar la crema de mango en una manga pastelera para poder rellenar las pieles.

Para la chantilly de chocolate:
La víspera, picar el chocolate con un cuchillo o con un robot de cocina.
Llevar a ebullición la nata y el azúcar, volcar sobre el chocolate picado en tres veces, mezclando bien hasta que se disuelva todo el chocolate, batir la mezcla durante 30 segundos y reservar en la nevera toda la noche.
Antes de servir montar la mezcla de chocolate con unas varillas eléctricas, hasta obtener la consistencia de una crema chantilly.