Pasta gratinada

Ingredientes

300 g de pasta “tiburón”
1 diente de ajo
50 cl de nata líquida
1 hoja de laurel
100 g de queso mascarpone
2 c/c de pimentón dulce
80 g de Idiazabal rallado
Un chorro de vino dulce (tipo Moscatel)
40 g de mantequilla
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Preparación

Pelar el ajo y aplastarlo.
En una cacerola, llevar la nata líquida a ebullición con el ajo y la hoja de laurel. Dejar reducir hasta obtener una consistencia de jarabe. Colar y dejar enfriar.
En una ensaladera, montar con varillas la reducción de nata, el mascarpone, el pimentón dulce y salpimentar.
Añadir el Idiazabal, una gota de aceite, un chorrito de vino dulce, mezclar bien y reservar en la cámara.
Poner a cocer pasta durante 8 minutos en agua salada hirviendo.
Escurrirla, dejarla enfriar sobre una fuente con un chorrito de aceite de oliva y mezclarla después con la salsa.
Precalentar el horno a 180ºC. Poner la pasta en una placa.
Poner unos dedos de mantequilla por encima, espolvorear la pasta con el resto de Idiazabal rallado y rociar con un chorro de aceite de oliva.
Hornear y gratinar unos 12 minutos. Retirar del horno y dejar reposar 5 minutos.
Espolvorear con cebollino picado (opcional).